Page 31 - edicion77
P. 31

Síguenos revistaIndustriayalimentos
La reducción de riesgos cardiovasculares por medio del consumo de  avonoides es mediada por la capacidad de reducción de la hipertensión arterial.
JULIO-SEPTIEMBRE 2017
ESTEROLES VEGETALES
Los esteroles vegetales o  toesteroles, provenientes de cereales, legumbres y frutos secos, tienen propiedades reductoras del colesterol conocidas desde la década de
los años 50. Su estructura física di ere del colesterol por
las cadenas modi cadas en el C:24, y a pesar de ser casi idénticos se metabolizan de forma distinta; mientras que
el colesterol se absorbe en un 50%, los  toesteroles se absorben en un 5% y son evacuados rápidamente por metabolismo biliar. Los  toesteroles reducen la absorción
del colesterol de la dieta y el de origen biliar, por medio del desplazamiento del esteroide micelar. Se solubiliza previo a su absorción y el efecto  nal es la reducción en niveles séricos de LDL en un promedio de 10%.
Los esteroles se están incorporando a una gran variedad de alimentos funcionales en un mercado en expansión, incluyendo jugos, productos de panadería, yogures y otros productos lácteos bajos en grasa, productos untables y aceites. En estas aplicaciones se aprovecha su seguridad
y e cacia en la disminución del LDL sin afectar los niveles
de HDL, pero se debe tener en cuenta que según estudios
y recomendaciones del National Cholesterol Education Program/Adulr Treatment Panel III, la ingesta diaria no debe exceder de 2 g ya que en dosis mayores no se evidencia un mejor efecto reductor.
FLAVONOIDES
Los  avonoides son elementos naturalmente presentes
en gran variedad de alimentos cuyo bene cio se asocia
a la reducción de enfermedades cardiovasculares; tienen
un poderoso efecto antioxidante e inhiben la síntesis de metabolitos de óxido nítrico. Los alimentos más estudiados incluyen el té verde, el vino tino y el cacao, demostrando que una ingesta en alimentos ricos en  avonoides se asocia a menor mortalidad por cardiopatía isquémica.
Estudios demuestran que la reducción de riesgos cardiovasculares por medio del consumo de  avonoides es mediada por la capacidad de reducción de la hipertensión arterial. Al respecto, el alimento más e caz es el chocolate negro, asociado a reducción de presión sistólica en 11 mm Hg y la diastólica en 6.2 mm Hg, con un consumo regular de 100 g, mientras que el alto consumo de té verde se asocia
ÍNDICE
haciéndolos una opción saludable para la salud cardiaca.
NUECES Y SEMILLAS
Cerca del 50% de la energía de los frutos secos es grasa,
con la característica importante de que la misma es grasa poliinsaturada, como ácido oleico en las almendras y avellanas, o ácido linoleico y alfa linolénico en las nueces.
Los frutos secos también contienen muy pocos ácidos grasos saturados. Su composición incluye  bra, antioxidantes minerales y  toquímicos muy activos; las manías, a pesar de no ser frutos secos, se asemejan tanto en su composición que se incluyen en este grupo de alimentos.
Evidencia epidemiológica sugiere que el consumo crudo y no tostado de semillas y nueces puede reducir la enfermedad cardiaca coronaria –ECC- y el riesgo de muerte súbita cardiaca. Los estudios demuestran que el consumo de almendras, nueces, manías y otros frutos secos en cantidades entre 50 y 75 gramos al día reducen los niveles de LDL entre 5 y 15% sin afectar los niveles de HDL, lo cual disminuye el riesgo de ECC en un 20%. El efecto reductor del colesterol de los frutos secos se debe a su composición, la cual no sólo es abundante en ácidos grasos poliinsaturados, sino también  toquímicos cardiosaludables, como la arginina, precursor del ácido nítrico, el cual es esencial en la salud del corazón. La vitamina E, antioxidante que previene la ateroesclerosis,
el ácido alfa linolénico, el cual se considera que tiene propiedades arrítmicas que reducen la muerte súbita cardiaca y proteínas de alto valor biológico están también presentes en estos productos.
Además de su consumo directo, gran variedad de frutos secos son ya incorporados a alimentos funcionales como cereales, yogures y productos de panadería, considerándose como buenos para el corazón.
HONGOS
Muchas variedades de hongos contienen una serie de componentes activos que podrían ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por lo menos en 26 especias distintas de hongos se ha comprobado la existencia de estatinas naturales, las cuales son inhibidores de la síntesis de colesterol. Los champiñones son conocidos por tener
en su estructura una serie de compuestos antioxidantes
que incluyen varios polisacáridos, fenólicos, triterpenos, nicotinato, el ergosterol de esterol vegetal y vitamina E.
a menor incidencia de accidente cerebro vascular. Gran cantidad de  avonoides son añadidos a los alimentos procesados
29


































































































   29   30   31   32   33