Page 42 - edicion75
P. 42

40
www.revistaindustriayalimentos.com
ÍNDICE
ESPACIO DEL PROVEEDOR
Aproximadamente el 90% de los americanos no consumen su ciente colina en la dieta. Pero, ¿qué es la colina? La colina es un nutriente esencial para la estructura de la membrana
y la señalización celular, el transporte de lípidos, la síntesis
de neurotransmisores y el desarrollo cerebral. Además, se trata de una molécula esencial para la vida celular ya que su ausencia provoca la muerte de las células hepáticas y cerebrales.
El Instituto de Medicina, Food and Nutrition Board (FNB) estableció que la recomendación dietética diaria de colina para las mujeres embarazadas es de 450 mg y de 550 mg para mujeres en periodo de lactancia. Lastimosamente,
el promedio de consumo en mujeres de 19-50 años es aproximadamente 264 mg, lo cual representa únicamente
el 60% del requerimiento diario recomendado. Se ha encontrado que la mayoría de multivitamínicos prenatales no contienen colina.
Los niveles adecuados de colina son necesarios para mantener un embarazo óptimo, disminuyendo el riesgo de padecer defectos del nacimiento en el cerebro y en la espina dorsal. La colina in uye fuertemente en el desarrollo fetal
a través de su in uencia en la proliferación de las células madre; al igual que el ácido fólico, tiene una gran in uencia en el desarrollo del tubo neural.
La colina se encuentra además involucrada en el desarrollo del hipocampo, centro primario de la memoria. Junto con el DHA, la colina ha demostrado incrementar la extensión de la rami cación de las dendritas en las neuronas del hipocampo, lo que se encuentra relacionado con una mejor sinapsis, es decir una mejor comunicación entre las células neurales.
El suministro gestacional de ambos nutrientes tiene una in uencia signi cativa sobre la estructura y las funciones colinérgicas del sistema nervioso fetal e infantil y de su mantenimiento durante toda la vida.
La colina está también involucrada en la prevención de los factores que causan la presión sanguínea elevada durante el embarazo (preeclampsia). Este nutriente inhibe la producción placentaria de una proteína que provoca la preeclampsia, condición que afecta la salud de la madre y del recién nacido. Por otro lado, la ingesta de colina mejora la respuesta
del recién nacido al estrés; esto debido a que se da una modi cación de los genes que estimulan la producción de cortisol, la hormona del estrés.
Cada día son más las madres que tienen un horario de tiempo completo entre el trabajo y las tareas del hogar, lo cual resulta exhaustivo. El consumo de colina es esencial para mantener la energía, ya que funciona como fuente primaria de energía y participa en diferentes procesos metabólicos que trabajan como fuente secundaria.
En el caso del hierro, se calcula que el 41.8% de las embarazadas en todo el mundo padecen anemia, con al menos el 50% de los casos de anemia ferropénica. El hierro es otro nutriente crítico en las mujeres embarazadas ya que, por ejemplo, concentraciones bajas de hemoglobina durante el embarazo se asocian a mayor riesgo de parto prematuro, mortalidad materno-infantil y enfermedades infecciosas. Además, la anemia puede afectar el crecimiento y desarrollo, tanto de la etapa intrauterina como a largo plazo.
Debido a lo descrito anteriormente, es importante cubrir
los requerimientos diarios de estos nutrientes durante
la edad fértil y durante el embarazo con el  n de evitar complicaciones para la madre y para el feto. La de ciencia de hierro y colina puede prevenirse mediante modi caciones de la dieta, forti cación de alimentos y/o suplementación a lo largo de la vida.
Para más información y asesoría en temas de la importancia de los nutrientes en la dieta y su incorporación en estrategias de forti cación de alimentos, comuníquese a Repinsa, PBX (502) 6665-1111, info@ repinsa.com.gt, www.repinsa.com.gt
Hierro y Colina en la Salud Materno-Infantil


































































































   40   41   42   43   44