Page 26 - REVISTA INDUSTRIA Y ALIMENTOS 80
P. 26

la última palabra
   Otra de las diferencias entre ellos es lo “exigente” que son en cuanto al cumplimiento de requisitos y el tipo o clasificación de las no conformidades.
CALIDAD E INOCUIDAD
 24
www.revistaindustriayalimentos.com
 internas y las inspecciones de fábrica, el desarrollo y diseño de productos, la calibración y la verificación de equipos de medición, la trazabilidad, las definiciones y aplicabilidad de medidas de control, seguimiento, verificación, validación, evaluación y análisis de resultados, los Programas Prerrequisito, Programas Prerrequisito Operativos, Puntos de Control y Puntos Críticos de Control, la revisión por la dirección etc.
Otra de las diferencias entre ellos es lo “exigente” que son en cuanto al cumplimiento de requisitos y el tipo o clasificación de las no conformidades. En FSSC 22000 todos los requisitos tienen el mismo nivel, mientras que en IFS están los llamados requisitos KO (“knock out”) y en BRC hay requisitos fundamentales; en ambos casos se refiere a requisitos considerados de gran relevancia y por tanto de absoluto cumplimiento. En el caso de no conformidades, FSSC 22000 las clasifica en Críticas, Mayores y Menores; IFS en KO y Mayores y BRC en Fundamental, Crítica, Mayor y Menor.
Diferencias entre los distintos esquemas también existen en cuanto al proceso y requisitos de certificación y la vigencia de la misma. BRC permite certificar a un proveedor con una no conformidad importante, siempre y cuando el mismo aporte pruebas objetivas de que la ha subsanado en un plazo no mayor de 28 días. las no conformidades críticas requieren una acción correctiva inmediata y, por lo general, una nueva visita para demostrar que la acción ha resuelto el problema. Solo después de que la no conformidad crítica haya sido corregida (y confirmada) puede la compañía recibir un puntaje
de inscripción. Las auditorías de inscripción se califican usando un sistema de puntaje basado en el número de no conformidades para cada sección del Estándar (ponderación basada en el programa de auditoría GFSI Global Markets), y el requisito de un puntaje general para la auditoría. El objetivo es ayudar a la compañía a identificar áreas de mejora y para demostrar a los clientes una puntuación de mejora continua a medida que se avanza hacia la certificación completa. Por su parte, IFS en ningún caso permite la certificación si existe algún tipo de no conformidad. En ambos casos, al igual que con SQF, la validez del certificado es de un año. En FSSC 22000 el grado del certificado dependerá de si se tienen no conformidades mayores; la validez del certificado es de tres años, con auditorías de seguimiento anuales. IFS da hasta 12 meses para implementar las acciones correctivas para las no
conformidades generadas en la auditoría de certificación, bajo el criterio de promover y aplicar la mejora continua. El esquema SQF,
por ejemplo, exige, que una de cada tres auditorías sea no anunciada.
Si se tuvieron no conformidades en FSSC 22000, se
deberá abordar las correcciones y acciones correctivas de
la auditoría inicial. Las correcciones y acciones correctivas serán evaluadas por el cuerpo de certificación a través de evidencia documentada y/o de una revisita. La efectividad de dichas acciones es documentada, cerrando las no conformidades. A partir de ello, se seguirá el mismo proceso que aquellos que no tuvieron no conformidades, es decir:
a) Revisión independiente de la certificación; b) Decisión
de certificación (realizada por el organismo de certificación elegido) y c) Auditorías de vigilancia y verificación anuales para mantener la certificación. Dependiendo del nivel de las no conformidades (menor, mayor), su manejo y verificación posterior, la certificación puede mantenerse, suspenderse o retirarse por parte del organismo de certificación.
A través del rápido comparativo anterior, puede verse que, aunque parecieran equivalentes, estos estándares son muy distintos. De allí la importancia de elegir el más adecuado y conveniente para cada empresa y el saber cómo elegirlo.
El análisis anterior relacionado con aspectos de reco- nocimiento, clasificación de requisitos y no conformidades, criterios de certificación y validez de la misma provee herramientas útiles para elegir una u otra norma. Adicionalmente, es importante considerar otros aspectos como la exigencia de los clientes y las características de la empresa. Por ejemplo, si una empresa vende sus productos a una cadena (o quiere empezar a trabajar con ella) que exige una norma específica, no hay más alternativa que obtener la certificación en esa norma. Asda, Tesco y Sainsbury’s, entre otros, exigen BRC; Carrefour, Aldi, Lidl o Auchan exigen IFS; Walmart por lo general acepta cualquiera de los esquemas reconocidos por GFSI. Por otro lado, si una empresa no suministra productos a marcas propias o privadas de
grandes distribuidores como los mencionados, pero sí quiere demostrar su compromiso con la inocuidad alimentaria, quizás su mejor opción de certificación es FSSC 22000. Otro caso para elegir FSCC 22000 es que la empresa pertenezca a algún segmento de la cadena agroalimentaria, pero no es productor de alimentos, es decir, una empresa de catering, un proveedor de equipo, de envases, transporte, etc. Esta
 















































































   24   25   26   27   28