Page 18 - edicion79
P. 18

la última palabra
   El fraccionamiento de grasas y aceites con CO2 supercrítico permite obtener productos con funcionalidad mejorada para aplicaciones más especí cas o con mayor valor nutricional.
PORTADA
 16
www.revistaindustriayalimentos.com
 APLICACIONES DE LA EXTRACCIÓN SUPERCRÍTICA
El CO2 supercrítico ha sido usado en innumerables aplicaciones industriales que incluyen diferentes campos como alimentos, agricultura, acuicultura, pesticidas, procesos microbianos, petroquímica y farmacéutica. Algunas aplicaciones comerciales de la extracción con los FSC en la agroindustria alimentaria son: el fraccionamiento y la extracción de aceites y grasas,
la extracción de antioxidantes naturales y la extracción de alcaloides, aromas y especias. Se describen a continuación estas aplicaciones.
Extracción y fraccionamiento de lípidos
Las aplicaciones de los FSC en esta área se relacionan básicamente con el uso de dióxido de carbono (CO2) por las ventajas ya mencionadas y dirigidas hacia la obtención de aceites vegetales a partir de oleaginosas, desacidi cación de aceites con alto contenido de ácidos grasos, eliminación de colesterol, aprovechamiento de residuos de la re nación y obtención de compuestos minoritarios de alto valor agregado como son el escualeno, los tocoferoles y los  toesteroles.
Los aceites vegetales están formados por triglicéridos, diglicéridos, ácidos grasos libres y otros constituyentes minoritarios como tocoferoles y esteroles. El fraccionamiento de aceites resulta entonces de gran interés debido a que permite obtener un aceite o grasa natural ajustado a
unas especi caciones muy particulares o una fracción con determinados componentes de interés para  nes concretos. Dentro de los posibles procesos de fraccionamiento están la destilación, la extracción con disolventes y la extracción con  uidos supercríticos. La destilación resulta poco conveniente para usarse con aceites vegetales debido a la presencia
de triglicéridos que se rompen a altas temperaturas; la extracción con solventes normalmente deja residuos en el producto. Siendo el hexano el disolvente más comúnmente utilizado, la legislación internacional restringe la cantidad que deben contener los productos extraídos y cada vez será más restrictiva, previéndose que en un futuro se limite su uso y se sustituya por otros disolventes como el CO2 supercrítico.
La extracción con FSC, especí camente con CO2, resulta
en una alternativa interesante para la extracción y fraccionamiento de aceites vegetales, porque no posee los inconvenientes de los disolventes orgánicos tradicionales. El
uso del CO2 supercrítico ofrece ventajas al ser no tóxico, ni dejar residuo en sus productos, así como su capacidad selectiva para extraer ciertas sustancias al realizar pequeños
cambios de presión y temperatura. Adicionalmente existen estudios que demuestran que el uso de CO2 supercrítico conlleva a disminuir el consumo de energía con respecto a procesos de separación convencionales como destilación y lixiviación, entre otros.
Sin embargo la ventaja principal de utilizar CO2 supercrítico está en la calidad del aceite obtenido por este medio
en comparación con los aceites extraídos con solventes orgánicos tradicionales. Otras ventajas comparativas incluyen: 1) aceites prácticamente libres de fosfolípidos y glicolípidos. Los aceites convencionales contienen de 1 a 3% de lípidos polares; 2) Menor contenido de hierro; 3) Aceites claros y desodorizados; 4) Menores pérdidas por re nación y menor consumo de soda cáustica. La desventaja está en la menor estabilidad oxidativa del aceite obtenido con CO2 debido a la ausencia de fosfátidos que en algunos casos protegen al aceite de la autooxidación. La extracción de grasas y aceites con FSC cubre un amplio campo en
las aplicaciones industriales relacionadas con la obtención misma de estos últimos a partir de oleaginosas.
La obtención de aceites a partir de semillas oleaginosas
se ha estudiado desde 1980. Estas investigaciones se
han llevado a cabo con CO2 supercrítico a temperaturas entre 40oC y 80oC y presiones desde 50 hasta 600 bar. El fraccionamiento de grasas y aceites con CO2 supercrítico permite obtener productos con funcionalidad mejorada para aplicaciones más especí cas o con mayor valor nutricional. El fraccionamiento de aceite de pescado con CO2 supercrítico también ha sido estudiado. El objetivo fue obtener ácidos grasos poli-insaturados, omega-3, a los cuales se les atribuye importantes bene cios para la salud. La destilación a vacío utilizada normalmente en procesos de concentración y separación requiere altas temperaturas que conllevan a alteraciones o descomposiciones de los ácidos grasos, desventajas que no ocurren en proceso de fraccionamiento supercrítico. También se ha estudiado el fraccionamiento de grasa de leche con dióxido de carbono y el contenido de colesterol de tales fracciones. Otros investigadores estudiaron el fraccionamiento continuo de grasa de leche en una torre rellena con re ujo; obtuvieron fracciones de grasa de diferente funcionalidad y menor contenido en colesterol.
 











































































   16   17   18   19   20