Page 16 - edicion76
P. 16

Considerando los problemas ambientales, la tecnología ine ciente y estándares cada vez más altos de calidad en los alimentos, la industria alimentaria debe concentrar sus esfuerzos en cambiar sus métodos...
PORTADA
14
www.revistaindustriayalimentos.com
un  uido que no debe contaminarse. Una clasi cación más detallada las agrupa según el tiro, según el  ujo y según el tipo de relleno.
Según el Tiro: de tiro mecánico, que son las más usadas en el mercado; de tiro forzado, que llevan ventilador en la parte lateral inferior; de tiro inducido, con ventilador en la parte superior.
Según el  ujo: de  ujo cruzado, que tiene relleno vertical con respecto al piso de la torre y permite el cruce de los  ujos de aire y agua; y en contra ujo, que tienen relleno paralelo al piso de la torre y los  ujos de aire y agua están en contracorriente.
Según el tipo de relleno: de relleno fílmico, que se
utiliza para aguas limpias con poco contenido de sólidos suspendidos totales; y de relleno tipo salpique, recomendadas para aguas sucias que contienen gran cantidad de sólidos suspendidos totales.
Las torres de enfriamiento varían grandemente según su tamaño y capacidad. Una torre pequeña puede trabajar con diez metros cúbicos por hora, y una torre grande alcanza
a operar con 5,000 a 8,000 metros cúbicos por hora. La diferencia puede ser considerable, al igual que el costo de las mismas. El costo de una torre de enfriamiento depende de múltiples factores, incluyendo si está certi cada, el consumo del motor, el material de fabricación, la calidad de los materiales y su vida útil, el caudal de enfriamiento y las condiciones de operación, entre otros. Una torre pequeña que puede costar entre US$800 y US$1,000, hasta grandes equipos de uno a dos millones de dólares en adelante.
LIMITACIONES Y AVANCES EN LAS TORRES DE ENFRIAMIENTO TRADICIONALES
El uso del agua no es el único desafío de una torre de enfriamiento o sistema central de enfriamiento. Este sistema requiere de un mantenimiento intenso y consume energía y químicos innecesarios, lo que resulta en mayores costos para las operaciones, baja productividad y productos potencialmente contaminados.
Cuando se utiliza un sistema de torre de enfriamiento de circuito abierto, el agua de proceso está lejos de lo ideal. Agua muy sucia, llena de polvo y otros contaminantes
presentes en el aire es algo común en estos casos. Las
torres de enfriamiento también sufren de depósitos sólidos, gases, algas, bacterias/Legionella, crecimiento microbiano, acumulación de sarro o incrustaciones y oxidación. Y todos estos problemas deben ser solucionados con productos químicos. El verdadero consumo de agua ocurre conforme se evapora o cuando el agua tratada químicamente es tirada por el drenaje, lo que constituye un problema costoso para los fabricantes de alimentos y bebidas. Considerando los problemas ambientales, la tecnología ine ciente y estándares cada vez más altos de calidad en los alimentos, la industria alimentaria debe concentrar sus esfuerzos en cambiar sus métodos.
Reconociendo las limitaciones de los diseños tradicionales, los nuevos desarrollos en torres de enfriamiento no han sido mayores, sino más bien cambios sutiles que logran grandes bene cios y ventajas. En ese sentido, avances como minimizar la resistencia al aire a través de la torre, han permitido el uso de motores de menor potencia para una misma capacidad. Asimismo, aunque en general no existen muchos cambios en el mercado de torres de enfriamiento desde que se iniciaron en la década de los 40, lo que sí ha evolucionado mucho son sus componentes internos.
Estas ‘nuevas tecnologías’ tienen que ver con mejoras en la super cie húmeda que utilizan las torres, que son rellenos de contacto; y en los sistemas mecánicos de ventilación, donde se ha tratado de diseñar torres menos ruidosas, que tengan un mayor desempeño pero con una menor área ocupada. Además se ha trabajado en que los sistemas de distribución de agua sean mucho mejores, más efectivos
y con rellenos de contacto más compactos, con lo que se obtiene un mayor rendimiento.
También hay nuevos desarrollos en hélices cuyas aspas tengan un per l aerodinámico, que permitan un mayor rendimiento en cuanto a los caudales de aire pero que sean lo más silenciosos posible. Se han desarrollado avances también en el uso de distintos materiales, optando por ejemplo, por polipropileno en el relleno evaporativo (relleno de contacto), que es el componente que se utiliza para hacer el intercambio aire-agua. Este material, que es el mismo de los vasos descartables, no se utiliza normalmente


































































































   14   15   16   17   18