Page 33 - REVISTA INDUSTRIA Y ALIMENTOS 81
P. 33

 Síguenos revistaIndustriayalimentos
El riesgo de un posible daño a la salud debido a la migración de componentes del material plástico al alimento ha sido reconocido por largo tiempo y ha derivado en el establecimiento de regulaciones alimentarias.
OCTUBRE-DICIEMBRE 2018
Existe legislación en muchos países para evitar la migración de químicos nocivos desde los materiales en contacto con alimentos que pongan en peligro la salud humana y los reglamentos exigen que los materiales en contacto con alimentos se fabriquen en cumplimiento con las buenas prácticas de manufactura. Esto significa que los materiales en contacto con alimentos deben ser trazables en todas
las etapas de fabricación, transformación y distribución, y cumplir con las medidas específicas, por ejemplo, límites de migración y documentos de conformidad.
EL PROBLEMA DE LA MIGRACIÓN DE COMPONENTES DE LOS ENVASES
Los materiales y objetos plásticos que entran en contacto con los productos alimenticios pueden transferirles sustancias tóxicas y, por lo tanto, presentar un riesgo para la salud humana. La transferencia de componentes entre un envase
y alimentos se da principalmente en envases plásticos y ocurre normalmente con componentes menores de los polímeros utilizados como aditivos, los que se agregan intencionalmente para modificar sus propiedades físicas (plastificantes o antioxidantes). Estas sustancias pueden ser polímeros de bajo peso molecular originados por defectos
en la polimerización o bien, por degradación secundaria a aplicación de temperatura. Pueden corresponder también a adhesivos utilizados en películas laminadas o bien a barnices o tintas de impresión.
Un envase o material en contacto con alimentos es adecuado cuando: 1) Se fabrica con polímeros y aditivos que están incluidos en las listas positivas de las regulaciones alimentarias; 2) Cumple el límite de migración total; 3) Cumple con los requisitos específicos para algunos casos, como por ejemplo el límite de migración específica de algún compuesto o el máximo contenido de un componente
en el material plástico y 4) No produce variación de las características sensoriales (apariencia, sabor y olor) del alimento que contiene.
Cualquier substancia en un alimento que normalmente no es parte de él, es un contaminante; por ello, los componentes migrantes son considerados contaminantes aunque en sistemas regulatorios sean llamados aditivos accidentales. Estos pueden tener efectos en la seguridad
a la migración de componentes del material plástico al alimento ha sido reconocido por largo tiempo y ha derivado en el establecimiento de regulaciones alimentarias que definen límites a la migración total o global de todos los componentes o bien referida a componentes específicos. Esta migración dependerá tanto de la naturaleza del plástico o compuesto como del alimento, de la naturaleza del aditivo, del tiempo de contacto, de la temperatura
de almacenamiento, de la velocidad a la cual el aditivo se volatiliza de la superficie del polímero y del coeficiente de difusión y solubilidad en el polímero y alimento.
Algunos envases de plástico están fabricados con componentes como el PVC u otro tipo de resinas que pueden desprender algunas sustancias o componentes al ser reutilizadas. Lo mismo ocurre con en casi todas las latas de aluminio, que hoy día utilizan como recubrimiento resinas epoxi que contienen Bisfenol-A. En general, en la fabricación de envases para alimentos y bebidas se respeta una serie de principios y normas que determinan los materiales con los que se fabrica el plástico, y que no son nocivos para la salud humana porque no desprenden ningún tipo de componente. Sin embargo, también es cierto que en la fabricación de muchos envases desechables se utiliza PVC o algunas de
sus variantes y que las convierte en riesgosas para salud.
Este tipo de envases están pensados para ser utilizadas
una sola vez ya que, una vez abiertas y roto el vacío al que se las somete cuando se envasa el líquido en la fábrica, comienzan a soltar sustancias que pueden ser nocivas para el organismo.
NORMAS QUE LIMITAN LOS RIESGOS DERIVADOS DE LA MIGRACIÓN DE PLÁSTICOS
Tanto la Comunidad Económica Europea (CEE) como la Agencia de Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y el MERCOSUR tienen normativas que establecen límites
para migración total y específica de plásticos y algunos componentes especiales. Sin embargo, en muchos países
en vías de desarrollo, y aun países como Chile, no existe ninguna normativa que regule la migración de componentes de envases plásticos utilizados como envoltorios o contenedores de alimentos, ni existe una normativa que permita identificar a los consumidores el material usado como envase en alimentos.
ÍNDICE
31
sanitaria y toxicológica, así como también, en las características sensoriales del producto. El riesgo de un posible daño
a la salud de los consumidores debido









































































   31   32   33   34   35